martes, 15 de noviembre de 2016

Histología Dental: La Dentina


La dentina es el tejido más abundante del diente. Se encuentra revestida por el esmalte en la corona y por el cemento en la raíz. Constituye la pared de la cavidad pulpar. La dentina no cumple todos los requisitos para ser considerada un tejido individualizado, pues carece de células completas, ya que solo contiene las prolongaciones odontoblásticas de células (odontoblastos), cuyo cuerpo celular o polo nuclear contituyen la primera capa o zona odontoblástica de la pulpa dental. Es por ello que se prefiere hablar de tejido o complejo dentinopulpar, como unidad estructural y funcional.

PROPIEDADES FÍSICAS
  • Color: blanco amarillento aunque con matices varios según los individuos.
  • Dureza: está en relación con el grado de mineralización. Es mayor que en hueso y cemento, pero menor que en esmalte.
  • Elasticidad: mientras el esmalte es un tejido rígido, la dentina, gracias a su riqueza en fibras colágenas y contenido acuoso, es un tejido que permite una cierta deformidad a la compresión vertical y tracción lateral. Propiedad importante, pues ayuda a impedir la fractura del esmalte durante los movimientos oclusales.
  • Difusión: debido a su riqueza en túbulos, la dentina presenta cierta permeabilidad para muchos elementos, como ácidos o toxinas de origen bacteriano, iones, monómeros...
COMPOSICIÓN QUÍMICA
  • Fracción inorgánica (67%): está constituida por cristales de apatita mayoritariamente, así como, en menor grado, otras sales minerales, destacando fosfato bicálcico, octocálcico y carbonato cálcico. Los critales de apatita se orientan siguiendo a los distintos haces de fibras colágenas, poseen forma hexagonal y menor tamaño que sus homónimos del esmalte. Pueden ser de hidroxiapatita, la mayoría, fluorhidroxiapatita o fluorapatita. Los de octofosfato cálcico y carbonato cálcico son fácilmente solubles en medio ácido.
  • Fracción orgánica (20%): está constituida por fibras de colágeno (porción más abundante), formando de diversa orientación en el espacio; sustancia fundamental; y otras proteínas no colágenas (osteocalcina, osteopontina, sialoproteína, fibronectina...).
  • Agua (13%).
COMPONENTES ESTRUCTURALES
Zona del manto o dentina periférica: se denomina zona del manto a la capa de dentina que se forma inmediatamente por dentro de los límites dentina-esmalte y dentina-cemento. Es una capa muy delgada, constituida por haces de fibras de colágeno de unos 2 um de espesor, paralelos estre sí y perpendiculares a los túbulos dentinarios de la dentina circumpulpar.

Dentina circumpulpar: comprende el resto de la dentina, o sea, se extiende entre la zona del manto y la cavidad pulpar. Es a ella a la que nos hemos referido al describir las propiedades físicas y composición química de la dentina. La dentina circumpulpar  está constituida a su vez por los siguientes elementos:

-Túbulos dentinarios: son estructuras extendidas desde la zona del manto hasta la cavidad pulpar, alojando a los procesos (prolongaciones) odontoblásticos y rodeados por la dentina mineralizada.
Cada túbulo dentinario aloja un proceso odontoblástico y, entre éste y la pared del túbulo, se halla el espacio periprocesal, donde hallamos fluido tubular (agua e iones, como Na, CI y K) y también una fibrilla nerviosa (en casi todos los túbulos).
Mientras que el proceso odontoblástico ocupa la totalidad del túbulo dentinario, la fibrilla nerviosa, procedente de la pulpa, no recorre más de 50 um, y se halla íntimamente en vecindad al proceso odontoblástico, con una separación de unos 20 nm.
El recorrido de los túbulos dentinarios no es rectilíneo y refleja el desplazamiento relativamente curvo que han ido realizando los odontoblastos al ir generando dentina primaria y secundaria. Dicho recorrido curvado, excepto en la región cervical donde solo describe una curvatura mínima, presenta forma de doble curvación en forma de S itálica.
El diámetro de los túbulos dentinarios es un diente recién erupcionado es de unos 4 um, mientras que en el adulto, la luz tubular de la dentina circumpulpar externa se reduce marcadamente, llegando a 1 um de promedio, debido a estrechamiento de la pared tubular.
Como los procesos odontoblásticos emiten ramificaciones durante la maduración odontoblástica, es normal encontrar conductillos intertubulares.

-Dentina mineralizada: actualmente se considera que la dentina mineralizada localizada entre los túbulos, se diferencia en dos tipos:
  • Dentina intertubular: constituye la mayor parte de la dentina mineralizada, y rodea íntimamente la pared de los túbulos dentinarios. En ella se observan haces de fibras de colágeno junto con un componente mineral, entre los haces de fibras, que incluyen cristales de apatita, predominantemente, así como fosfatos amorfos y carbonato cálcico.
  • Dentina peritubular: se encuentra constituyendo la pared de los túbulos dentinarios, continuándose sin solución de continuidad con la dentina intertubular. Se diferencia de ésta última, por su pobreza en colágeno y su mayor riqueza en sales minerales. Es la responsable de la disminución de la luz tubular en el adulto, por su crecimiento invasivo del espacio periprocesal, debido a la acción mineralizante del proceso odontoblástico, llegando en determinados casos a encontrar zonas de dentina con túbulos dentinarios obliterados y desaparición de los procesos odontoblásticos por estrangulamiento. Es lo que se conoce como dentina esclerótica.
TIPOS DE DENTINA
La formación de la dentina a lo largo de la vida del diente, permite diferenciar tres tipos:
-La dentina formada antes de que un diente en oclusión, se conoce como dentina primaria.
-La formada posteriormente, por estímulos fisiológicos como las fuerzas oclusales habituales, se conoce como dentina secundaria o adventicia.
-Cuando, por algún motivo, desaparecen en alguna localización los odontoblastos por necrosis, las células mesenquimatosas indiferenciadas subodontoblásticas pulpares, debido a su diverso potencial de diferenciación, maduran hacia odontoblastos, los cuales pueden mantener la formación de dentina en esa localización. Esta nueva dentina se conoce como neodentina o dentina terciaria.


Cuando un estímulo anómalo localizado, provoca la pérdida de sustancia dental, con el objetivo de mantener el aislamiento de la pulpa respecto del medio oral en la zona afectada, además de incrementarse el ritmo de formación de dentina secundaria (dentina secundaria reparativa), se observa la presencia de dentina esclerótica (dentina con hipercalcificación tubular) en relación igualmente con la zona afectada, así como, en caso de necrosis odontoblásticas, presencia de dentina terciaria o neodentina. Este fenómeno en conjunto se conoce con el nombre de dentina reaccional.