domingo, 7 de mayo de 2017

¡Hola compañer@s y seguidores!
Ante todo agradeceros vuestra complicidad y fidelidad a nuestro blog. Gracias a todos los visitantes diarios que dedican un minuto de su tiempo a leernos y a nuestros mas de 2.000 seguidores en las redes siempre pendientes de las últimas noticias.
Paloma Camacho
(Autora)

Como ya sabéis, esta plataforma se creó en 2012 con el único objetivo de informar y formar a higienistas y de darles un sitio web donde se encontrara todo lo relacionado con nuestra profesión, que no es poco. Y como he dicho en más de una ocasión, mis post's y vuestras visitas no me aportan más que la satisfacción de saber que mi alcance de conocimientos compartidos están sirviendo de ayuda a algunos.

Como habréis podido notar el blog no se ha actualizado desde hace algún tiempo, y es que debido a problemas personales no he podido disponer del tiempo necesario para dedicarle a este portal, que con tanto esfuerzo creé en su día.

He querido dirigirme directamente a vosotros en esta ocasión porque parece ser que la cosa va para largo y no se cuando podré retomar la autoría del blog.
Es por ello que este será el último post actualizado que encontraréis al entrar en la página, hasta nuevo aviso.

¡Pero no os preocupéis! Esto no es un adiós, es un hasta luego :) y por supuesto aunque no hayan actualizaciones, todo el contenido ya existente queda a vuestra entera disposición para vuestra consulta y disfrute ^.^

Espero volver pronto y que sigáis ahí como hasta ahora.

¡De nuevo gracias! Y recordad: Sonreid Siempre :D

¡Saludos!

viernes, 30 de diciembre de 2016

Radiología en Odontología


Cualquier examen médico en el que intervengan  radiaciones ionizantes siempre ha de estar justificado para cada paciente, de manera que los beneficios que reportan al mismo estén por encima del detrimento potencial. Además ha de evaluarse la posibilidad de realizar exploraciones alternativas que no impliquen el uso de radiaciones ionizantes. No se deben hacer radiografías a menos que previamente se lleve a cabo un examen de la historia y clínica del paciente, asumiendo como una práctica inaceptable la radiografía de rutina.

TÉCNICAS RADIOGRÁFICAS
Antes de analizar las medidas adoptadas en materia de protección radiológica vamos a estudiar brevemente los distintos tipos de equipos utilizados en radiología dental en función de la posición de la película y del tipo de exploración a realizar sobre el paciente:

-Radiografía con película intraoral: engloba todas las radiografías aisladas de las piezas dentales. El equipo de rayos X utilizado en estos casos se diseña para que sea lo más sencillo posible de manera que las características o mandos modificables por el operador sea mínimas, con el fin de reducir el número de controles. Así, el kilovoltaje o miliamperaje suelen ser fijos, pudiendo varias solo el tiempo de exposición. El kilovoltaje oscila entre 50 y 70 kV, y el miliamperaje lo suele hacer entre 7 y 10 mA. El tiempo de exposición se fijará en función de la pieza dental que queramos radiografiar, en un estudio a un niño será menor que el necesario en un adulto, debido básicamente a la diferencia de espesores que tiene que atravesar el haz.

Los aparatos de rayos X dentales constan de cuatro partes:
  • Base: puede estar sujeta a la pared (fija) o al propio equipo (móvil)
  • Cuerpo: contiene las partes eléctricas: autotransformador, estabilizador de corriente, regulador de voltaje, cronómetro de tiempo, voltímetro-amperímetro y selectores de kilovoltaje y amperaje, si existieran.
  • Brazo articular: permite los movimientos de la cabeza en todos los planos del espacio.
  • Cabeza: es el continente blindado para el tubo de rayos X, que consiste en una cubierta sellada de vidrio dentro de la cual se coloca el filamento, o cátodo, y el ánodo, que en este tipo de aparatos suele ser fijo. Además consta de un transformador de alta tensión, que transforma la corriente comercial de tipo variable de 50-70 kV y 7-10 mA, un transformador de baja tensión, que transforma la corriente comercial a 8-10 voltios necesarios en el filamento, un filtro de aluminio, un colimador metálico y un cono localizador.
Se trata de radiografías con película pequeña, del orden de centímetros, habitualmente 4cm x 5cm, que se introduce en la boca, dentro de una envoltura opaca a la luz. Se pueden hacer con el paciente sentado en el mismo sillón del dentista.

-Radiografía extraoral: cuando es necesaria una exploración radiológica que incluya regiones anatómicas más amplias nos valemos de los métodos extraorales. Son radiografías que exigen más penetración y requieren aparatos que operen con kilovoltaje variable, generalmente hasta 100 kV y con un miliamperaje por debajo de 20 mA. En estos procedimientos la película se coloca fuera de la cavidad bucal. Dentro de esta categoría se puede incluir la radiografía de cráneo o cefalométrica con la que es posible medir la relación entre las distintas estructuras craneales y dentobucofaciales y, por tanto, útil para el diagnóstico y plan de tratamiento en ortodoncia. Este tipo de radiografía es también conocida como telerradiografía ya qye la distancia foco-placa no debe ser menor de 1.50m. Precisa de craneostato y de una técnica depurada y de similitud para que pueda reproducirse en posteriores controles.
En la radiografía extraoral se utilizan películas con chasis acompañadas de pantallas de refuerzo. El tamaño varía en función de la exploración desde 13cm x 18cm hasta 18cm x 24cm, aproximadamente.

-Panorámica: dentro de las ténicas extraorales podemos identificar y clasificar un nuevo grupo debido a las características tan concretas del equipo utilizado: la radiografía panorámica. Cuando es necesario obtener una imagen panorámica de toda la mandíbula, se realiza una tomografía en el que las estructuras se distorsionan deliberadamente para obtener una sección del paciente bien definida y visible en la radiografía. Permite el examen de toda la región dentoalveolar y estructuras adyacentes en una sola película.

Podemos distinguir entre estudios estáticos ( o de ampliación panorámica), en donde el tubo se coloca en el interior de la boca, estando el paciente y la película extrabucal fijos y estudios dinámicos o pantomografías, que por ser más comunes van a centrar nuestra atención. Estos últimos aplican los principios de tomografía, en los que o bien se mueven a la vez paciente y película en sentidos opuestos permaneciendo el tubo fijo, o bien gira tubo y película alrededor de la cabeza del paciente. El eje de giro cambia de una posición a otra, ya que la mandíbula no es redonda, de manera que la zona cuya imagen se pretende siempre queda perpendicular al haz. Se obtiene una imagen radiográfica con más grado de detalle y una ampliación alrededor de 19%, siendo constante y uniforme para ambos maxilares.

El miliamperaje y el tiempo suelen ser fijos, mientras que el kilovoltaje es variable, debiéndose ajustar por el operador. Utiliza fuentes superiores de radiación, en comparación con la intraoral, una distancia objeto-placa más grande y angulaciones del haz aproximadamente perpendiculares a la forma de la mandíbula.

La pantomografía se realiza con un chasis flexible y curvado, con la correspondiente pantalla de refuerzo.

-Cefalometría: generalmente produce imágenes de la cabeza entera y parte de la médula espinal. Sin embargo, el área de interés para los ortodoncistas llega justo a nivel de la base del cráneo y, por tanto, deberán colimarse lo más exactamente posible al área requerida. Además, en este tipo de pruebas deberá utilizarse un atenuador para compensar la disminución de espesor del cráneo desde las órbitas de los ojos al extremo de la nariz. Este filtro conformador, que suelen tener forma de cuña, se suelen colocar entre la cara y el chasis, aunque es mucho más recomendable a efecto de las dosis a cristalino que se sitúe en el colimador. Los fabricantes deberían incorporar este dispositivo al diseño de sus equipos.

PROTECTORES
-Gonadales: existen estudios en los que se evidencia la poca efectividad del uso de este tipo de protectores en radiología dental y, por tanto, no hay justificación para el uso rutinario de este tipo de protección.

-Pacientes embarazadas: se sabe que el riesgo radiológico en exploraciones de radiodiagnóstico dental es muy bajo; aún así siempre es necesaria una optimización en cuanto a la reducción de dosis al paciente. En el caso de pacientes embarazadas este hecho es más crítico si cabe, y es una buena práctica colocar un delantal plomado en el abdomen de la paciente, de manera que la exposición en el feto sea la más baja posible. Además, de esta manera, se dará confianza a la paciente y se pueden evitar estados de ansiedad en las futuras madres.

-Tiroides: en el caso de radiografías intraorales puede ser recomendable, el uso de protector de tiroides, para la población por debajo de 30 años, aunque es probable que la colimación sea suficiente. Tanto en radiografías panorámicas como cefalométricas es apropiado su uso cuando el tiroides esté en línea o muy cerca del haz primario, y no es posible evitarlo. Utilizando este tipo de protectores se puede disminuir la dosis en tiroides en un 50-80%, si bien su colocación, para que no interfiera en la imagen, es difícil en el caso de niños.

jueves, 22 de diciembre de 2016

El papel del Higienista en el Tratamiento de Ortodoncia


El poder delegar determinadas funciones al higienista permite al ortodoncista aumentar su capacidad asistencial a lo largo del tratamiento, manteniendo su nivel de calidad. Por lo tanto, y bajo su total responsabilidad, los higienistas pueden colaborar:
  1. Preparando el instrumental, arcos ortodóncicos y aditamentos.
  2. Asistiendo al ortodoncista en un trabajo a cuatro manos.
  3. Informando al paciente sobre técnicas de higiene adecuadas, hábitos alimenticios y cuidados generales.
  4. Asistiendo en las revisiones ortodóncicas con toma de fotos, ortopantomografía de control, registros de índice de placa e índice gingival.
  5. Asistiendo al paciente en cualquier tipo de urgencia o complicación a lo largo del tratamiento ortodóncico.
FUNCIONES DEL HIGIENISTA EN LAS FASES DEL TRATAMIENTO
Montaje de la aparatología
El higienista debe tener conocimiento de la aparatología ortodóncica y su uso. Será necesario conocer los instrumentos y alicates ortodóncicos, tipos y material de los arcos utilizados y los diferentes tipos de aditamentos. A su vez, el higienista debe estar entrenado para trabajar a cuatro manos junto al ortodoncista facilitando así la labor en el montaje de la aparatología; En esta técnica, el personal asistente, al lado del sillón entrega y recibe instrumentos del profesional sincronizados con el tiempo operatorio.

Instrumental ortodóncico:
  • Sonda metálica: útil para desinsertar las ligaduras elásticas de los brackets así como para retirar el exceso de composite durante el cementado del mismo.
  • Alicate de Angle: para conformar asas sobre alambres redondos o rectangulares de acero. También es útil en las fases finales del tratamiento para realizar compensaciones en los arcos.
  • Alicate de corte distal: se utiliza para cortar el extremo del arco sobrante por distal del tubo molar. Tiene la peculiaridad de que éste quede aprehendido en el alicate evitando perderlo en la cavidad oral.
  • Alicate de tres puntas: utilizado para doblar alambres gruesos o dar activaciones a aparatos auxiliares.
  • Pinza posicionadora de bracket: permite transportar el bracket hasta el diente y posicionarlo en el lugar convenido.
  • Pinza Mathieu: a través de sus puntas finas y serradas facilita la colocación de ligaduras tanto metálicas como elásticas.
  • Alicate Weingart: sirve tanto para transportar arcos y bandas, insertar ligaduras elásticas, coils, etc. Es un instrumento básico de apoyo.
  • Alicate de corte de ligadura: para cortar alambres o ligaduras metálicas finas donde se requiere gran precisión de corte.
  • Alicate para remover brackets.
  • Instrumento de guía de ligadura: útil para direccionar el alambre o insertarlo en el interior de la ranura del bracket rotado o inclinado.
  • Elemento posicionador de brackets: instrumento idóneo para medir la altura donde se desee colocar la ranura del bracket.

Tipos de arcos y composición
El higienista deberá conocer y diferenciar los diferentes tipos de arcos, aditamentos, composición de los mismos y función.

Sección:
  • Redondos: se utilizan en la fase inicial del tratamiento, para alinear y nivelar los arcos dentales. El calibre y la flexibilidad estarán en función de la gravedad de la maloclusión.
  • Cuadrados: usados en la fase final del alineamiento y nivelación. En caso especiales pueden ser utilizados para trabajar mecánica de deslizamiento con fricción (con ayuda de cadenas elastométricas y ansas para cerrar espacios).
  • Rectangulares: requeridos para la mecánica de deslizamiento con fricción, utilizando cadenas elastrométricas y ansas para el cierre de espacio.
  • Trenzados: son los que normalmente se usan para empezar el tratamiento. Existen alambres trenzados tanto redondos como rectangulares. Consiste en tres o más alambres que se trenzan sobre sí mismo. Tienen una flexibilidad extrema, por lo que no debemos utilizarlos junto con cadenas elásticas. Al colocarlos en los brakets liberan los dientes alineando y nivelando.
Material:
  • Níquel-Titanio: conocido con el nombre de Nitinol. Las propiedades particulares de súper-elasticidad y efecto de memoria de forma permiten a los dientes moverse bajo fuerzas débiles pero constantes y continuas durante el tratamiento. La dureza de estos alambres es mínima y puede derivar en una pérdida de anclaje. La función principal de los arcos de Ni-Ti es la de alinear los dientes, una vez logrado pasamos a arcos más rígidos.
  • Acero: poseen gran dureza y pueden ofrecer un anclaje adecuado. Su elasticidad es pequeña y puede producir fuerzas ortodóncicas excesivas, impidiendo el movimiento de los dientes. Los dientes experimentan menos movimientos que con los de Ni-Ti, y se utilizan para: cerrar espacios, coordinar las arcadas, dar torque.
  • TMA: es el nombre comercial de la aleación titanio y molibdeno. El molibdeno hace que el titanio pueda ser moldeado más fácilmente. El material tiene alta elasticidad, elevada conformabilidad, resistencia a la corrosión y capacidad de soldarse. A su vez es más rígido que el acero y tiene gran resistencia a la fricción.
Aditamentos ortodóncicos:
-Banda: elemento metálico circular de calibre 0.004 y 0.006 que se coloca cuando el primer molar tiene una gran reconstrucción, se necesita anclaje o un aparato como un arco lingual o Quad-Helix. Según las necesidades del tratamiento, podemos elegir bandas con o sin cajetín y tubo. Antes de cementarla ha de limpiarse el molar con pieza de mano, pasta y copa. Para cementarlas utilizaremos lo siguiente: adaptador de Mershon, otro de bandas y cemento (fosfato de Zinc-CVI, Trasbond...).
La técnica del cementado es muy similar en todos ellos: separar zonas interproximales del molar, limpieza, lavado, secado, colocación de la banda, retirada del exceso de cemento, polimerización y ligado. El higienista debe conocer cada paso para poder facilitar al ortodoncista los elementos necesarios en cada momento.

-Bracket: existe una amplia gama de ellos. La elección de uno u otro dependerá de factores como: diagnóstico individual de cada paciente, plan de tratamiento mecanizado, movimientos dentales necesarios, salud del hueso alveolar y tejidos de soporte, durabilidad y resistencia del bracket, preferencias estéticas del paciente, economía.
  • Brackets metálicos: siguen siendo los más utilizados en la actualidad. Poseen bajo coeficiente de fricción.
  • Brackets plásticos: son estéticos, se descementan mejor del diente que los cerámicos.
  • Brackets cerámicos: surgen como prioridad de la estética en nuestros días. Están compuestos de óxido de aluminio monocristalino (más traslúcidos) o policristalino (resisten a tinciones y decoloración). Sus propiedad mecánicas son menores que la de los metálicos, desgastan el esmalte, se fracturan con facilidad, tienen mayor coeficiente de fricción, menor eficiencia de movimiento dentario y son más caros. En cada visita se debe revisar lo siguiente: advertir si hay fisuras en la cerámica, no rayar la superficie del bracket con los instrumentos, evitar sobretensarlos con las activaciones.
-Ligaduras: sirven para fijar la posición del arco dentro del cajetín del bracket. El higienista debe conocer los diferentes tipos (goma, metal) y posicionarlos en los instrumentos oportunos para poder facilitarlos al ortodoncista en el trabajo a cuatro manos.

Técnica de trabajo a 4 manos
Consiste en realizar el mayor número de tratamientos de calidad a las personas en el menor tiempo posible. Se realizará en un ambiente distendido, relajado y eficiente. Facilita y aumenta significativamente el rendimiento mediante la reducción de los tiempos de trabajo. En esta técnica, la asistente, al lado del sillón entrega y recibe instrumentos del profesional sincronizados con el tiempo operatorio.
Un buen equipo entrenado es capaz de lograr un mejoramiento constante del ejercicio profesional. Por ello, la técnica a cuatro manos y la delegación de funciones, tan estudiadas y difundidas, pero a la vez tan poco puestas en práctica en el consultorio odontológico, deben ser cada vez más tomadas en cuenta: abarcar no solo lo concerniente al trabajo al lado del sillón, sino hacer que sus funciones complementen de manera integral la práctica odontológica.

Técnicas de higiene, hábitos alimenticios, cuidados generales
-Técnicas de higiene: la presencia de aparatología fija hace que la limpieza se dificulte y exista mayor predisposición al acúmulo de placa, sobre todo entre el bracket y el margen gingival. Cuanto mayor sea el área del diente cubierta por el bracket, mayor será la dificultad para la eliminación de la placa.
Las técnicas de higiene oral suelen ser tareas propias del higienista y para ello utilizará medios escritos, vídeos o métodos verbales. A continuación describiremos la técnica del cepillado manual:
  • Cepillar la parte de fuera de los dientes superiores con pasta dental en forma circular (10 segundos por cada diente).
  • Repetir el cepillado circular en los dientes superiores, ahora 5 segundos por cada diente, pero solamente cepillándote en la parte que está entre el bracket y la encía con un ángulo de 45º. Hacer lo mismo en los dientes inferiores.
  • Cepillar muy bien la cara oclusal de todos los molares.
  • Cepillar la cara interna de todos los dientes barriendo desde encía hacia diente.
Es importante que el higienista conozca los medios mecánicos más actuales e innovadores, así como elegir la mejor opción para cada paciente. Dan buenos resultados los cepillos eléctricos, los cepillos ortodóncicos con diferentes cabezales, los irrigadores orales, seda dental, cepillos interproximales.

Hábitos alimenticios
Existen ciertos hábitos alimentarios con un especial riesgo de producción de caries, como son las comida entre horas, los alimentos dulces (sobre todo si son adhesivos) y la ingesta de dichos alimentos por la noche antes de dormir, ya que la sacarosa es el azúcar con mayor potencial carigénico. Alimentos duros podrán despegar la aparatología y alimentos fibrosos quedar enganchados en los brackets y favorecer atragantamientos.


Revisiones ortodóncicas
El higienista podrá asumir muchas y variadas funciones (dentro de sus competencias), siempre y cuando haya recibido la formación adecuada para ello. En cada visita de revisión, cabe destacar su colaboración en:
  • Fotos: los registros fotográficos no solo son de gran valor a la hora de establecer un diagnóstico y planificación del tratamiento sino que además constituye un elemento de comparación entre el inicio y la finalización del caso, siendo útil que se realicen varias series fotográficas a lo largo del tratamiento.
  • Ortopantomografía de control: el higienista debidamente acreditado como operador de instalaciones radiológicas puede intervenir directamente en la realización del mismo.
  • Registros de índice de placa e índice gingival: para determinar el "índice de placa" el paciente mastica y disuelve una pastilla reveladora haciéndola pasar por las superficies de toda las piezas dentarias, posteriormente la escupe y se enjuaga con abundante agua. Las zonas dentarias que acumulen placa bacteriana en su superficie quedarán teñida con el colorante revelador. Su determinación pasa por dividir el diente en cuatro sectores (24 dientes=96 sectores) y computarlos globalmente, después el resultado obtenido se divide por todos los sectores  presentes y se multiplica por 100 para obtener el porcentaje. Con el "índice de gingivitis" la operación matemática es la misma, contabilizando aquellos sectores en los que se observa sangrado tras pasar una sonda de exploración periodontal de forma suave a nivel de los surcos gingivales.
  • Manejo de las urgencias: 
  1. Ajuste de las bandas, control de los arcos: el conseguir un ajuste máximo de las bandas implicaría una ausencia de filtraciones y posterior descalcificación del esmalte a la vez que evitaría el descementado reiterativo de las mismas . El control de los arcos, asas y ligaduras en todas las visitas podría evitar su rozamiento en la mucosa oral con la consiguiente aparición de úlceras bucales. Cortar adecuadamente los arcos en sus extremos libres y doblar las ligaduras metálicas por detrás de los arcos facilitaría esta tarea.
  2. Descementado ocasional de aditamentos: las 24 horas siguientes al cementado son cruciales en el despegamiento. Éste sucede por diferentes motivos: uso de materiales de mala calidad, aislamiento insuficiente durante el cementado, buen estado del equipo, formación insuficiente del higienista, actitudes inadecuadas de los pacientes. Antes de cementar buscaremos la causa que ha llevado al descementado y posteriormente se volverá a pegar en la consulta.
  3. Enclavamiento de algún elemento auxiliar: las lesiones encontradas en el interior de la cavidad oral son muy numerosas. Durante la inspección debemos prestar mucha atención a cuál puede ser la causa de la lesión. En ortodoncia es muy frecuente que se produzcan lesiones debido al tipo de elementos utilizados.
  4. Problemas periodontales: los pacientes a veces presentan gingivitis, recesiones gingivales, hiperplasias de encía. Para evitarlo, la higiene debe ser excelente durante el tratamiento. Para evaluar la higiene se utilizan los siguientes índices: Índice de Placa e Índice de Sangrado Gingival.
Remoción de aparatología fija
El higienista deberá asistir en este procedimiento, no solo a la hora de retirar los aditamentos, sino posteriormente en la confección de contenciones intraorales, toma de modelos de fin de tratamiento y fotografías finales del caso.

miércoles, 14 de diciembre de 2016

El papel del Higienista en el Estudio de Ortodoncia


Con la llegada de los tratamientos multidisciplinares y, concretamente, refiriéndonos al campo de la Ortodoncia, cada vez se hace más necesaria la delegación de funciones en el higienista. En los últimos años, el higienista se ha convertido en un miembro habitual y muchas veces imprescindible dentro de nuestras consultas odontológicas asistiendo al odontólogo en ciertas funciones delegadas.

Según la ley 10/1986 del 17 de Marzo sobre profesionales relacionados con la salud dental, desarrollada por el Real Decreto 1594/1994 del 15 de Julio, cualquier higienista dental en posesión del título de Formación Profesional de Grado Superior, tiene atribuidas, en el campo de la promoción de la salud y la educación sanitaria bucodental, las funciones de recogida de datos, la realización de exámenes de salud y el consejo de medidas higiénicas y preventivas, individuales y colectivas. Los higienistas dentales colaboran también en estudios epidemiológicos y pueden asimismo, realizar determinadas funciones técnico-asistenciales como ayudantes y colaboradores de los facultativos.

Poder delegar determinadas funciones, que a su vez serán adecuadamente supervisadas, permite al ortodoncista aumentar su capacidad asistencial, manteniendo su nivel de calidad. Por lo tanto, y bajo su total responsabilidad, podrán realizar técnicas de exploración odontológicas, técnicas de higiene bucodental, realizar desinfección y esterilización del instrumental, y llevar a cabo el revelado de radiografías, tomar impresiones de alginato y confeccionar modelos de estudio en escayola, y asistir al ortodoncista en la tarea terapéutica y de diagnóstico así como prestar servicio a cualquier tipo de urgencia o complicación a lo largo del tratamiento ortodóncico.

FUNCIONES DEL HIGIENISTA EN LA CLÍNICA ORTODÓNCICA:
Dentro de las distintas funciones del higienista en la clínica ortodóncica, cabe destacar las siguientes:

-Colaboración en la toma de registros: es imprescindible que el especialista realice un correcto diagnóstico para poder obtener un buen plan te tratamiento. Los elementos de diagnóstico se basan en la historia clínica, exploración física y pruebas complementarias (modelos de estudio, fotografías, radiografías intra y extraorales, montaje en articulador, etc).

-Historia clínica: es el primer paso que debe llevarse a cabo cuando el paciente llega a la clínica. En ella deben registrarse datos que serán proporcionados por el paciente. En ortodoncia, es frecuente la atención de niños, por lo que estos datos a veces son proporcionados por el acompañante responsable (mayor de edad). El higienista tomará la información personal del paciente y, junto al ortodoncista, rellenará los datos relativos a la historia dental, examen extra e intraoral y hábitos parafuncionales del paciente. La historia clínica abarca los siguientes puntos:
  • Datos de filiación: nombre, apellidos, parentesco del acompañante responsable, antecedentes personales y familiares. En la etapa actual interesa conocer en qué estadío del crecimiento se encuentra el paciente, si ha dado un estirón reciente, cambio de voz, o si la niña ha tenido la menarquia. En estas situaciones se puede valorar de forma aproximada la edad biológica, útil sobre todo en necesidades ortopédicas. También interesa saber si actualmente está tomando algún tipo de medicación, y sobre todo cualquier problema de origen otorrinolaringológico o respiratorio, ya que cualquier obstáculo al paso del aire por la nariz implicaría una respiración bucal que influiría de manera decisiva en el desarrollo de la maloclusión.
  • Motivo de la consulta ortodóncica: se anota "entre comillas" para hacer referencia a las palabras textuales de lo que el paciente requiere. De esta manera el ortodoncista deberá prestar especial atención a su demanda y establecer objetivos prioritarios.
  • Antecedentes familiares: correspondientes a las anomalías dentofaciales. Pueden orientar hacia una maloclusión de causa hereditaria.
  • Historia dental: tipo de dentición que presenta, anomalías dentales, clase molar y canina decidua y permanente.
  • Examen extra e intraoral: desviación de línea media, simetría de tercios faciales, forma de la cara, perfil, labios, orejas, mentón, paladar, frenillos labial y lingual, nariz, contactos prematuros, ATM.
  • Hábitos parafuncionales: hábitos relacionados con maloclusiones dentarias (succión digital, deglución atípica, respiración bucal, chupete, queilofagia, etc).
-Fotografías extraorales e intraorales: el higienista debe estar familiarizado con la toma de registros fotográficos ayudando en todo momento a separar en campo y asistiendo al ortodoncista, además de conocer el manejo de la cámara, la cual debe ser "reflex", no inferior a una resolución de 4 mp, con un distancia focal entre 95 y 105 mm y flash anular. Las fotografías extrorales se realizan con el paciente de pie, sobre un fondo mate, a una distancia de 1,5 a 2 m. Es interesante recoger las tres proyecciones de la cara (de frente, de perfil y en tres cuartos) en las situaciones de reposo (estática), y en sonrisa social forzada (dinámica). El higienista apoyará en todo momento la labor del ortodoncista posicionando correctamente al paciente, separando los tejidos blandos y encargándose de la colocación de los espejos para las fotos.

Se llevará a cabo la siguiente serie fotográfica:
  • 6 fotografías extraorales: Frente, Perfil (sagital) y Perfil 3/4 (oblicua) tanto estáticas como dinámicas. Al inicio y al final del tratamiento. Primer plano de sonrisa al inicio y al final del tratamiento.
  • 5 fotografías intraorales: frontal, lateral derecho, lateral izquierdo, oclusal superior y oclusal inferior (el paciente tracciona de ambos separadores hacia fuera y la higienista con la mano izquierda apoya la jeringa con el aire activado y con la derecha sujeta el espejo apoyado en las caras distales de los últimos molares inferiores presentes en cada hemiarcada). Tanto al inicio como al final del tratamiento.
Para la toma de fotografías intraorales es necesario el uso de retractores labiales de plástico transparente esterilizables en frío y espejos de rodio esterilizables en autoclave.

-Teleradiografía lateral del cráneo: el higienista debidamente acreditado como operador de instalaciones radiológicas puede intervenir directamente en la realización del mismo. Posicionará correctamente al paciente y, tras protegerle mediante un delantal plomado, realizará la radiografía. Nos permite llevar a cabo el análisis cefalométrico individualizado. Actualmente si la aparatología disponible es "digital", el análisis se puede realizar directamente por procedimientos informáticos. Aunque la interpretación de las medidas cefalométricas corresponda al ortodoncista, el trazado en el ordenador puede hacerlo el higienista bien entrenado. Habrá que realizarla tanto al principio como al final del tratamiento.

-Ortopantomografía: nos proporcionará información sobre la madurez apical dental, anomalías en el número de dientes, reabsorciones radiculares, presencia o ausencia de cordales, posibles caries interproximales y además nos puede ofrecer una somera idea de la salud de los cóndilos y su relación con las fosas glenoideas. Habrá que realizarla tanto al principio como al final del tratamiento. El higienista debidamente acreditado como operador de instalaciones radiológicas puede intervernir directamente en la realización del mismo.

-Modelos de estudio en escayola: su estudio proporciona información valiosa de las anomalías dentarias individuales, de las alteraciones de las arcadas y anomalías de la oclusión. Este registro se completa con el regristro en cera de una mordida en normoclusión a fin de colocar los modelos según la intercuspidación del paciente. En la elaboración de los modelos de estudio, el vaciado debe ser en escayola blanca. Los modelos deben quedar estables en oclusión tanto en su posición frontal como laterales. Esta labor corresponderá al higienista siendo la interpretación de los datos proporcionados por los modelos papel del ortodoncista.

-Montaje en articulador: según el enfoque ortodóncico-gnatológico, el montaje en articulador es una parte primordial del diagnóstico y por eso debe hacerse con precisión milimétrica. El higienista correctamente entrenado para ello puede llevar a cabo toda la secuencia de registros necesarios y el posterior montaje de los modelos en el articulador, siendo labor del ortodoncista el interpretar los datos obtenidos y elaborar un informe de los mismos.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Histología Dental: Cemento, Ápice y Periápice


El cemento es una delgada capa de tejido mineralizado que recubre la región radicular del diente, separado de la dentina por una delgada membrana basal: la unión cementodentinaria (UCD).

CARACTERÍSTICAS FÍSICAS DEL CEMENTO
  • Espesor: no es uniforme, siendo muy delgado en la región cervical, aumentando su grosor hacia apical, encontrándose el mayor espesor de cemento en la zona apical.
  • Permeabilidad: menor que la dentina, es mayor en el cemento celular que en el no celular, por la existencia de conductillos calcóforos abiertos al exterior.
  • Dureza: similar a la del tejido óseo, menor que la dentina y esmalte.
COMPOSICIÓN QUÍMICA DEL CEMENTO
-46% de materia inorgánica, predominando cristales de apatita.
-32% de materia orgánica (colágeno, proteínas no colágenas, y sustancia fundamental)
-22% de agua.

La unión cemento-esmalte (UCE) es posible en tres disposiciones:
  1. Cemento monta sobre esmalte: 65%
  2. Relación borde a borde: 30%
  3. Ausencia de contacto entre esmalte y cemento (dentina expuesta): 5%
TIPOS DE CEMENTO
El tercio cervical del cemento es un cemento carente de cementocitos, por lo que se designa como cemento acelular. Posee el menor grado de espesor y se observan fibras de Sharpey (correspondientes a la inserción cementaria del ligamento periodontal).

El tercio medio presenta también fibras de Sharpey y contiene algunos cementocitos en vecindad con el tercio apical dispuestos en cementoplastos. Posee mayor grosor que el anterior.

El tercio apical incluye igualmente fibras de Sharpey y contiene abundantes cementocitos dispuestos en cementoplastos.


El cemento del tercio medio vecino al tercio apical y el cemento apical, constituyen el cemento celular.

El cementocito se presenta como una célula semiatrófica, con escasos orgánulos y núcleo picnótico.

A lo largo del cemento, y en cualquier localización, aunque preferentemente en el tercio apical, se pueden localizar pequeños acúmulos incluidos en células de la primitiva vaina epitelial de Hertwig, conocidos como restos epiteliales de Malassez.

FISIOLOGÍA DEL CEMENTO
Entre las funciones del cemento se pueden mencionar:
  • Forma parte del periodonto de inserción o articulación del diente a su alvéolo, junto con el ligamento periodontal y el hueso alveolar.
  • Reinsercción de las fibras de Sharpey durante los movimientos de erupción axial del diente.
  • Compensación del desgaste del diente por atrición, mediante la aposición de nuevas capas de cemento apical, manteniendo así el diente en el plano oclusal,
ÁPICE Y PERIÁPICE RADICULARES
El ápice es la zona terminar o extremo de la raíz. En su región más externa se halla el agujero o foramen apical, delimitado por el cemento, encontrándose por encima de éste de manera constante, un estrechamiento denominado constricción apical. La constricción apical suele coincidir con la transición dentina-cemento del conducto pedicular, considerándose que la pulpa termina apicalmente en dicha constricción, la cual se halla entre 0,5 y 1,2 mm separada del foramen apical.
La zona del ápice conformaría por tanto un cono con base externa (foramen apical) y vértice interno (constricción apical). Esta área cónica se considera periodonto, no pulpa dental.
El ápice puede adoptar diversas morfologías, así como, además de presentar el foramen apical, hallarse foraminas o agujeritos laterales, que son la apertura de conductos accesorios o laterales pulpares al periodonto.

El periápice es la zona del periodonto delimitada por el foramen apical (arriba), el hueso alveolar (abajo) y las fibras apicales del ligamento periodontal (lateralmente).
Contiene células mesenquimatosas indiferenciadas de carácter troncal con potencial dentinobástico, cementobástico, osteoblástico y fibroblástico, pudiendo hallarse restos epiteliales de Malassez.


viernes, 25 de noviembre de 2016

Histología Dental: La Pulpa


Constituyendo parte del tejido o complejo dentinopulpar, la pulpa del diente se ubica en la cavidad pulpar (cámara pulpar y conductos radiculares).
Tomada en su conjunto, distinguimos dos zonas: pulpa periférica y pulpa central.

PULPA PERIFÉRICA
En contacto con la dentina, presenta tres capas:
  • Capa odontoblástica: aquí se ubican los odontoblastos cuyas prolongaciones constituyen los procesos odontoblásticos que se encuentran en el interior de los túbulos dentinarios. También fibras colágenas que se abren en abanico entre los odontoblastos, en forma tridimensional, y que constituyen el elemento estructural principal de la predentina. Son las fibras de von Korff, sintetizadas por los fibroblastos de la capa rica en células.
  • Capa de Weil u oligocelular: situada por debajo de la anterior, es pobre en células conjuntivas e inmunológicas. Posee numerosas fibras colágenas, así como fibras nerviosas que se disponen como una red (plexo nervioso de Raschkow), desde donde parten fibrillas nerviosas hacia la dentina.
  • Capa rica en células: inmediatamente por debajo de la capa de Weil se encuentra esta capa con numerosos fibroblastos y mesenquimatosas indiferenciadas pluripotenciales. Estas últimas poseen potencial de transformación odontoblástica.
PULPA CENTRAL:
Por dentro de la pulpa periférica, ocupando el espesor central de la pulpa cameral y radicular, encontramos un tejido pulpar rico en vasos sanguíneos y linfáticos y células inmunológicas, destacando los macrófagos pulpares. Además, encontraremos fibroblastos y fibras colágenas, dado el carácter conjuntivo de la pulpa dental, así como células mesenquimatosas indiferenciadas pluripotenciales.

FISIOLOGÍA DE LA PULPA DENTAL:
  1. Función formativa (dentogénesis primaria y secundaria).
  2. Función sensorial nociceptiva (dolor), pero no propioceptiva (táctil).
  3. Función nutritiva (aporte sanguínero celular).
  4. Función protectora frente a estímulos nocivos: mecanismos de inmunidad inespecífica y específica, así como elaboración de dentina reaccional.

martes, 15 de noviembre de 2016

Histología Dental: La Dentina


La dentina es el tejido más abundante del diente. Se encuentra revestida por el esmalte en la corona y por el cemento en la raíz. Constituye la pared de la cavidad pulpar. La dentina no cumple todos los requisitos para ser considerada un tejido individualizado, pues carece de células completas, ya que solo contiene las prolongaciones odontoblásticas de células (odontoblastos), cuyo cuerpo celular o polo nuclear contituyen la primera capa o zona odontoblástica de la pulpa dental. Es por ello que se prefiere hablar de tejido o complejo dentinopulpar, como unidad estructural y funcional.

PROPIEDADES FÍSICAS
  • Color: blanco amarillento aunque con matices varios según los individuos.
  • Dureza: está en relación con el grado de mineralización. Es mayor que en hueso y cemento, pero menor que en esmalte.
  • Elasticidad: mientras el esmalte es un tejido rígido, la dentina, gracias a su riqueza en fibras colágenas y contenido acuoso, es un tejido que permite una cierta deformidad a la compresión vertical y tracción lateral. Propiedad importante, pues ayuda a impedir la fractura del esmalte durante los movimientos oclusales.
  • Difusión: debido a su riqueza en túbulos, la dentina presenta cierta permeabilidad para muchos elementos, como ácidos o toxinas de origen bacteriano, iones, monómeros...
COMPOSICIÓN QUÍMICA
  • Fracción inorgánica (67%): está constituida por cristales de apatita mayoritariamente, así como, en menor grado, otras sales minerales, destacando fosfato bicálcico, octocálcico y carbonato cálcico. Los critales de apatita se orientan siguiendo a los distintos haces de fibras colágenas, poseen forma hexagonal y menor tamaño que sus homónimos del esmalte. Pueden ser de hidroxiapatita, la mayoría, fluorhidroxiapatita o fluorapatita. Los de octofosfato cálcico y carbonato cálcico son fácilmente solubles en medio ácido.
  • Fracción orgánica (20%): está constituida por fibras de colágeno (porción más abundante), formando de diversa orientación en el espacio; sustancia fundamental; y otras proteínas no colágenas (osteocalcina, osteopontina, sialoproteína, fibronectina...).
  • Agua (13%).
COMPONENTES ESTRUCTURALES
Zona del manto o dentina periférica: se denomina zona del manto a la capa de dentina que se forma inmediatamente por dentro de los límites dentina-esmalte y dentina-cemento. Es una capa muy delgada, constituida por haces de fibras de colágeno de unos 2 um de espesor, paralelos estre sí y perpendiculares a los túbulos dentinarios de la dentina circumpulpar.

Dentina circumpulpar: comprende el resto de la dentina, o sea, se extiende entre la zona del manto y la cavidad pulpar. Es a ella a la que nos hemos referido al describir las propiedades físicas y composición química de la dentina. La dentina circumpulpar  está constituida a su vez por los siguientes elementos:

-Túbulos dentinarios: son estructuras extendidas desde la zona del manto hasta la cavidad pulpar, alojando a los procesos (prolongaciones) odontoblásticos y rodeados por la dentina mineralizada.
Cada túbulo dentinario aloja un proceso odontoblástico y, entre éste y la pared del túbulo, se halla el espacio periprocesal, donde hallamos fluido tubular (agua e iones, como Na, CI y K) y también una fibrilla nerviosa (en casi todos los túbulos).
Mientras que el proceso odontoblástico ocupa la totalidad del túbulo dentinario, la fibrilla nerviosa, procedente de la pulpa, no recorre más de 50 um, y se halla íntimamente en vecindad al proceso odontoblástico, con una separación de unos 20 nm.
El recorrido de los túbulos dentinarios no es rectilíneo y refleja el desplazamiento relativamente curvo que han ido realizando los odontoblastos al ir generando dentina primaria y secundaria. Dicho recorrido curvado, excepto en la región cervical donde solo describe una curvatura mínima, presenta forma de doble curvación en forma de S itálica.
El diámetro de los túbulos dentinarios es un diente recién erupcionado es de unos 4 um, mientras que en el adulto, la luz tubular de la dentina circumpulpar externa se reduce marcadamente, llegando a 1 um de promedio, debido a estrechamiento de la pared tubular.
Como los procesos odontoblásticos emiten ramificaciones durante la maduración odontoblástica, es normal encontrar conductillos intertubulares.

-Dentina mineralizada: actualmente se considera que la dentina mineralizada localizada entre los túbulos, se diferencia en dos tipos:
  • Dentina intertubular: constituye la mayor parte de la dentina mineralizada, y rodea íntimamente la pared de los túbulos dentinarios. En ella se observan haces de fibras de colágeno junto con un componente mineral, entre los haces de fibras, que incluyen cristales de apatita, predominantemente, así como fosfatos amorfos y carbonato cálcico.
  • Dentina peritubular: se encuentra constituyendo la pared de los túbulos dentinarios, continuándose sin solución de continuidad con la dentina intertubular. Se diferencia de ésta última, por su pobreza en colágeno y su mayor riqueza en sales minerales. Es la responsable de la disminución de la luz tubular en el adulto, por su crecimiento invasivo del espacio periprocesal, debido a la acción mineralizante del proceso odontoblástico, llegando en determinados casos a encontrar zonas de dentina con túbulos dentinarios obliterados y desaparición de los procesos odontoblásticos por estrangulamiento. Es lo que se conoce como dentina esclerótica.
TIPOS DE DENTINA
La formación de la dentina a lo largo de la vida del diente, permite diferenciar tres tipos:
-La dentina formada antes de que un diente en oclusión, se conoce como dentina primaria.
-La formada posteriormente, por estímulos fisiológicos como las fuerzas oclusales habituales, se conoce como dentina secundaria o adventicia.
-Cuando, por algún motivo, desaparecen en alguna localización los odontoblastos por necrosis, las células mesenquimatosas indiferenciadas subodontoblásticas pulpares, debido a su diverso potencial de diferenciación, maduran hacia odontoblastos, los cuales pueden mantener la formación de dentina en esa localización. Esta nueva dentina se conoce como neodentina o dentina terciaria.


Cuando un estímulo anómalo localizado, provoca la pérdida de sustancia dental, con el objetivo de mantener el aislamiento de la pulpa respecto del medio oral en la zona afectada, además de incrementarse el ritmo de formación de dentina secundaria (dentina secundaria reparativa), se observa la presencia de dentina esclerótica (dentina con hipercalcificación tubular) en relación igualmente con la zona afectada, así como, en caso de necrosis odontoblásticas, presencia de dentina terciaria o neodentina. Este fenómeno en conjunto se conoce con el nombre de dentina reaccional.